Serranos y Serranas que hay repartidos por el mundo

Lo maravilloso es la persona, único ser planetario que somos capaces de querer por lo que es, y no por lo que nos aporta. Si además, esa persona asume quien es, re-conociendose (para bien y para mal), y consigue aceptarse y quererse, consigue ser feliz. ¿No es maravilloso?
Avatar de Usuario
teloroma
Premium
Premium
Mensajes: 265
Registrado: 08 Ago 2009, 19:44

Re: Serranos y Serranas que hay repartidos por el mundo

Mensaje sin leer por teloroma » 19 Sep 2009, 10:06

EL ABUELO BARTOLO
Abuelo.jpg
Mi abuelo Bartolo era un hombre delgado, vivaracho, encorvado y con la huella del tiempo en su joroba, criatura de campo, con su sombrero enfundado, sabedor de las cuatro reglas a pesar de su tiempo, de humor rústico y mirada amable. Pura energía a pesar de lo castigado que debía tener su hígado por el mucho aguardiente que bebió en sus mejores tiempos.
Fue manijero de Pepa Alcalde hasta su jubilación; sobrevivió a la muerte de esposa, hija, nietos, hermanos y sobrinos. Con lágrimas en los ojos solía decir frecuentemente: “¿qué he hecho para aguantar esta pena; por qué no me he muerto yo? “.
En sus años de jubilado hacía los mandaos de la casa; cuentan que cuando iba al puesto del pescado, si había mucha gente se dejaba caer triste y compungido sobre el quicio del puesto simulando estar enfermo hasta que las mujeres pedían al pescaero que lo despachara; en el momento que tenía el pescado, pegaba un salto grande, era muy ágil, y decía sonriendo: “¡os he engañado!”, así hasta otro día que repetía lo mismo con la permisividad de la buena gente.
¡Quién no lo recuerda cuando iba al lado de Gabriel Casero en todos los entierros!
¡Quién no le vio abrir la cartera y enseñarle calendarios con mujeres en bañador o ligeritas de trapos y decir con su especial gracejo!: “¿te gusta mi novia de los Corrales?
Diariamente hacía una visita a su biznieto Paco, parapléjico, con el que mantenía conversaciones interminables intentando distraerlo y hacerle más llevadera su carga. Los días de invierno se sentaba en la cocinilla frente a la chimenea y repasaba mil veces su calendario zaragozano.
Recuerdo que cuando nació mi primera hija en Granada fue a conocerla; yo vivía en un quinto piso; el vio el edificio, sacó “sus conclusiones” y cuando volvió al pueblo le decía a todos los conocidos: “¡no veas las de cámaras que tiene la casa de mi nieto en Granada!”.
Intelectualmente no pudo enseñarme mucho porque sus conocimientos eran limitados, pero humanamente me enriqueció con sus conversaciones, mirada y comportamientos; a veces, me sale algo de su típico humor, de sus gestos, y ello me hace sentirme orgulloso del abuelo.

Saludos y condios.

Avatar de Usuario
teloroma
Premium
Premium
Mensajes: 265
Registrado: 08 Ago 2009, 19:44

Re: Serranos y Serranas que hay repartidos por el mundo

Mensaje sin leer por teloroma » 24 Sep 2009, 10:18

Amigo Paco Torres (Odm), igual que D. Juan, tú eres maestro vocacional, transmisor de cultura, enamorado de tu profesión; por ello, permíteme que este homenaje lo haga pensando también en ti, de quien hemos aprendido tanto e indudablemente seguiremos haciéndolo.

HOMBRE SENCILLO, MAESTRO Y EDUCADOR ADMIRABLE

Os decía en la intervención que hice hablando de D. Manuel Roldán, el veterinario, que habían dos personas a las que tenía que manifestar públicamente mi admiración, pues bien, este gran maestro es la otra persona.

Surgen desde lo más profundo y recóndito de mi interior sentimientos de gratitud y admiración. He leído en aportaciones previas que alguien al hablar de sus hijos llama Juan Manuel al mayor; permitidme aclararlo: D. Juan tenía tres hijos, Juan Miguel, Joaquín y Mª Luisa. Yo fui uno de los privilegiados al conocerle de forma directa; mi relación no sólo fue de profesor-alumno sino que se continuó en la vida cotidiana al pasar muchas horas en su casa por mi amistad con Juan Miguel.

Me siento obligado moralmente a intentar reflejar el semblante de esta gran figura ya que representó muchísimo en mi futuro intelectual y supuso un buen espejo en el que mirarme desde el punto de vista humano, aunque muy difícil de imitar.

Hombre pequeño de sonrisa permanente, ojos vivos resaltados por vieja lente circular, fumador empedernido, incapaz de pronunciar una palabra altisonante, de equilibrio emocional permanente a pesar de situaciones difíciles, metódico en su ciclo vital cotidiano: actividad escolar, tertulias en Cañero y/o Veneno, cazador incansable acompañado siempre de su perro Boby y tiempo para su vida familiar.

Como maestro fue ejemplo único e irrepetible de vocación docente, aquél que en todo momento demostraba amor por su profesión, que educó a numerosos alumnos fuera de su jornada laboral de forma desinteresada, sin métodos coactivos ni restrictivos y sin distinción de clases sociales ni de géneros, algo muy meritorio en la segunda mitad de la década de los años de 1950; en este sentido fue pionero al incluir en el alumnado a mujeres como Dolores la portala y Lola la chivita, a quienes preparó junto al grupo de varones para el famoso “Ingreso” de entonces.

Gracias al MAESTRO por sus enseñanzas, por su humanidad y por los valores que transmitió.

j. Antonio

Re: Serranos y Serranas que hay repartidos por el mundo

Mensaje sin leer por j. Antonio » 27 Mar 2010, 17:18

También en tierras extrañas me gusta lo que escriben aquí relatando los recuerdos de sus padres de personas que yo conocí, por lo que le doy mil gracias por ello.

Las fotos del pueblo que salen en estos foro casi siempre son del ayuntamiento, pero se olvidan del edificio junto al ayunta-
miento, la posada, que con un siglo mas que él merece ser sacada para el recuerdo de los que vivimos aquella época, y precisamente D. Manuel el veterinario pernoctaba allí junto con los arrieros que llegaban a nuestro pueblo y recuerdo algunos gallegos también usuarios de la posada, que se dedicaban a hacer soga en la plaza y me gustaba verlos porque iban haciendo las sogas andando hacia atrás.

A ver si alguno de nuestro pueblo que le sobre algún dinero la compra y la repara. Sería un bien para nuestro pueblo que no se perdiera el único edificio, además de la iglesia, que cuenta con dos siglos de historia. Yo ya dije en su dia que el ayunta- miento se tenía que haber quedado con ella y haber montado en el la biblioteca, pero parece que era conveniente, no se para quién, construirla en el llano.

Gracias por vuestros recuerdos.

Responder