Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La plataforma se ha marcado ahora el objetivo de extender a toda Andalucía la batalla que vienen emprendiendo desde hace unos meses. "Nuestro objetivo es unir fuerzas y para ello estamos manteniendo conversaciones con otros padres de otras localidades para conocer su problemática. De hecho, tenemos constancia de que también se están produciendo quejas. Si el año pasado eran por el elevado precio de los comedores, ahora ya se están produciendo algunos problemas por el sistema empleado". De hecho, esta plataforma entregó durante el pasado curso académico más de 20.000 firmas en la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía para exigir, por un lado, que no se eliminaran las cocina in situ en los centros escolares, y por otro, que se rebajara el precio mensual del servicio.

Los padres mantienen que el pliego de prescripciones particulares elaborado por el Ente Público de Infraestructuras y Servicios (ISE) permite su distribución a los centros una vez a la semana, lo que supone, a su juicio, que los niños pueden comer los alimentos hasta 21 días después de ser cocinados. Desde el ISE, por su parte, prefirieron no hacer declaraciones al respecto.

La plataforma contra la línea fría en los comedores mantuvo la semana pasada en el colegio Ricardo León de la capital la primera reunión del curso para debatir el calendario de movilizaciones y protestas del año. "Fue una reunión en la que pusimos los puntos en común y a partir de ahí mantendremos nuevos encuentros, el próximo previsto para finales de este mes".

La postura de la Junta de Andalucía es clara. Como aseguró el delegado de Educación, Antonio Escámez, durante el inicio del curo escolar, "la línea fría es una opción moderna, eficiente y que cumple los requisitos sanitarios y nutricionales adecuados. El proceso responde a las siglas de CERCA: cocinar, enfriar, repartir, calentar y alimentar". Es más, la Junta de Andalucía tiene previsto implantar paulatinamente este modelo de cocina en los centros escolares de la provincia.

Para la presidenta de Codapa, Pilar Trigueros, la polémica sobre los comedores es "un poco absurda" y afirmó que lo "lógico" es que dicha polémica "muera sola". No obstante, puntualizó que estando en precampaña electoral, "todos los partidos políticos utilizan la Educación y sus servicios complementarios como arma arrojadiza".

Por su parte, el PP pedirá en la próxima Comisión de Educación de la Cámara andaluza que la Consejería "no imponga" la 'línea fría' en los comedores escolares de los centros públicos y respete "la voluntad de los padres", que abogan por la comida casera. Para el PP, la implantación de esta medida es "funesta", así como "la subida del 14 por ciento en el precio de los comedores en plena crisis", y además, "si añadimos los recortes en las ayudas a las familias para afrontar estos gastos, es fácil deducir que el Gobierno andaluz no se lo está poniendo fácil a los padres", lamentaron los populares.